Hoy te convertís en héroe

 

Hoy te convertís en héroe.
Hoy vas a votar a Cristina Despertaste con una sonrisa porque sabés que vas a votar a Cristina.
Vas a votar por ese país que vos sabés que supimos conseguir. Un país en el que las fábricas no cerraban. Contrataban más gente. Un país en el que los chicos iban a la escuela con una computadora aportada por el Estado y tenían el calendario de vacunas más completo del mundo.
Vas a votar por ese país en el que tus viejos lograron jubilarse dignamente.
Hay una sonrisa en tu rostro porque vas a votar por Cristina. Vas a votar por como sea que se llame la boleta de Cristina en tu provincia: Unidad Ciudadana, Frente Córdoba Ciudadana, Frente Para la Victoria, Frente Cívico y Social.
Vos sabés que es la boleta de Cristina y por lo tanto es la boleta de esa Argentina en las vos y yo y tu vecino llegábamos a fin de mes y planeábamos vacaciones.
Hoy vas a votar a Cristina y tu voto va a ser un alarido contundente, un freno para estos tipos que engañaron a medio país.
Hoy vas a votar y tenés los nervios propios de quien está por consumar un acto de amor y de defensa, sabés que tu voto es un abrazo y una piedra, sabés que hoy en tus manos hay amor y hay furia. Vas a votarla. ¿Cómo no sonreír? Si con ella y Néstor al frente del proyecto Nacional metimos en cana a Videla y a Menéndez. Si con ella enfrentamos a los que siempre se quedaron con todo. Si con ella volvieron los científicos. Si con ella los chicos se iban de viaje de estudios bancados por el Estado. Si con ella los deportistas podían dedicarse a lo suyo porque al Estado le interesaba que así fuera. ¿Cómo no sonreír? Si con Cristina, la nona tenía los remedios garantizados. Y las mujeres embarazadas sabían que el Estado las podía contener. ¿Cómo no sonreír?

Afuera está todo mal: no hay laburo, no hay un mango. Pero hoy sonreís porque tu memoria guarda esos días en que podías invitar un asado. Sabés que esos días no están tan lejos a pesar de todo. Están acá nomás, a un par de votos de distancia. Hoy, octubre, y después, 2019. Y que vuelva la alegría. Que las universidades se vuelvan a abrir al pueblo trabajador y no sean un privilegio para herederos. Que los impuestos no se lleven puesto el sueldo. Que los derechos dejen de ser entendidos como privilegios.

Hoy vas a votar a Cristina. Habrá un sol en tu boleta y sabés que la noche tiene que terminar. No podés dejar que estos criminales arrasen con vos. Dicen que lo hacen por la República. No hay República sin vos, hermano.

Hoy vas a votar a Cristina. El orgullo te hincha el pecho porque sabés que convenciste a dos, tres o veinte de los que habían sido engañados. Cantás “vamos a volver” y la piel se te eriza.

Hoy vas a votar a “la” Cristina. Que en Córdoba es el Pablo Carro. En Santa Fe es el chivo Rossi. En Salta es el Sergio Leavy. En Catamarca es la Nilda Escotorín. En Mendoza es el Juani Jofré. Hoy formás parte de la enorme mayoría que sabe que la única forma de decirle que no a este gobierno saqueador y entreguista es votando a Cristina. Por eso la sonrisa, y el amor, y la furia.

Vas a ir a una escuela. A esa escuela a la que vas a ir, antes llegaban los libros del Plan Nacional de Lectura. Ahora llegan encuestas de mercadeo. Por eso tu puño cerrado, por eso la rabia de tu puño cerrado. Y por eso tu sonrisa, porque sabés que a esa rabia hay que conducirla. Hay que usarla. Y tu voto lleva esa rabia y ese amor como banderas.

Hoy les decís a los operadores del 13 y de América que ya no les creés nada. Que pueden seguir con esos circos de persecución y paranoia: sólo los escuchás para reírte de su presuntuosa pedantería de títeres ilusionados con ser titiriteros. Hoy tu mano lleva la esperanza de un Estado presente y garante de tus derechos. Hoy tu mano tapa el caño del arma de un gendarme para que el gendarme no apunte jamás a un compatriota.

Hoy en tu voto va un pedido simple: que no te desorganicen la vida. Que no te eliminen. Que no te conviertan en la materia que el empresario descarta porque le conviene importar antes que pagar aportes.

Hoy votás a Cristina. Porque sabés que el futuro es nuestro.

Hoy frenás a Macri. Hoy te convertís en héroe. Hoy votás a Cristina.

Peroncho Delivery